Bienvenido a Collblanc – Las mejores noticias

Mealprep : 5 consejos para hacer una comida saludable para llevar

Si deseas comer de manera saludable, generalmente no puedes evitar el tema de la preparación de comidas. Porque seamos honestos: los comedores y cafeterías no son precisamente conocidos por servir comida saludable. Y también hay muchas tentaciones malsanas acechando en la ciudad.

O simplemente no existe una opción sensata para almorzar en el lugar de trabajo. Por eso puede tener sentido preparar comida saludable para llevar, conocido por el término Mealprep.

A continuación, te indicamos qué platos son adecuado , cómo planificar la preparación de las comidas con sensatez y qué utensilios son realmente útiles. En este artículo hemos reunido cinco consejos útiles para preparar comidas: comida saludable para llevar de forma fácil.

1. ¿Qué tipo de preparación de comidas haces?

Mealprep simplemente significa preparar comida, pero existen muchas formas diferentes de preparación de comidas. El espectro abarca desde simplemente cocinar el doble y llevarse las sobras al día siguiente, hasta estar en la cocina una vez a la semana y preparar comidas para toda la semana.

También importa si, por ejemplo, tienes un microondas en la oficina y así puedes calentar cómodamente todas tus comidas. O si prefieres alimentos que también se puedan comer fríos.

Las siguientes preguntas pueden ayudarte a clasificar o inspirarte sobre qué tipo de preparación de comidas te conviene más.

  • ¿Preferirías estar mucho tiempo en la cocina o pasar menos tiempo cada noche?
  • ¿Te puedes comer el mismo plato varias veces seguidas o necesitas variedad?
  • ¿Te gustan los platos congelados y luego descongelados o prefieres comer las sobras calientes del día anterior?
  • ¿Qué circunstancias tienes en la oficina/universidad/en el camino? ¿Hay una nevera? ¿Puedes recalentar comida en el microondas? ¿Puedes sentarte en paz o necesitas algo a mano?
  • ¿Prefieres comidas calientes o prefieres comidas frías?
  • ¿Necesitas sólo una merienda, un almuerzo o las comidas de un día completo?

No te preocupes: si no has tenido mucho que ver con la preparación de comidas antes, todo puede parecer un poco complicado. Lo mejor es hacerlo poco a poco: por ejemplo, puedes empezar cocinando el doble y llevarte las sobras al día siguiente. O usar las sobras de la cena para preparar un plato nuevo. Así que pronto descubrirás qué tipo de preparación de comida te conviene más.

2. La planificación es clave

Una buena planificación es muy importante a la hora de preparar las comidas. Suena bastante aburrido al principio, pero es muy útil.

Esto te ahorrará mucho tiempo durante la semana si ya sabes exactamente lo que quieres preparar. Las compras también se pueden planificar en consecuencia.

También puedes asegurarte de tener algo saludable para comer todos los días y no tener la tentación de comprar algo no saludable mientras viaja. Por lo tanto, una buena planificación puede contribuir significativamente a una dieta saludable.

Lo mejor es pensar cada semana con antelación qué días de la próxima semana quieres llevarte la preparación de comidas y, sobre todo, qué platos te acompañarán. Piensa también en las próximas citas, como un almuerzo de negocios con colegas.

3. Recetas saludables para llevar

Si tienes un microondas en la oficina y puedes calentar fácilmente cualquier comida, ¡genial! Entonces, en principio, casi cualquier plato es adecuado para preparar comidas. ¿Pero qué pasa cuando no tienes forma de calentar tu comida? ¿O si quieres comer en el tren, por ejemplo? Entonces se vuelve más difícil con comida saludable para llevar.

Sin embargo, hay algunas ideas generales para platos de preparación de comidas saludables que se pueden comer frías. Por ejemplo:

Desayuno para llevar:

  • Avena.
  • Yogur/quark con muesli y fruta.
  • Gachas de sémola saludables.
  • Pan integral con aderezos saludables (por ejemplo, mantequilla de nueces, mermelada sin azúcar, queso ligero untable…)
  • Batido de desayuno (rizos de avena, leche, fruta,…)
  • Budín de sémola proteico.
  • Bocadillos para llevar.
  • Nueces.
  • Tartas, magdalenas, etc. saludables.

Comida para llevar:

  • Todas las ensaladas (pasta, quinoa, ensalada de mijo; o simplemente un salteado o wok a base de cereales + verduras, que también se puede comer fría).
  • Ensalada verde (con una guarnición adecuada, por ejemplo, una baguette integral o una fuente abundante de proteínas).
  • Pan con toppings saludables + verduras crudas.
  • Wrap o tortita salada con relleno de verduras.

4. La durabilidad es crucial

No hay nada más molesto que cuando un plato precocinado se echa a perder y hay que tirarlo.Por eso definitivamente debes prestar atención a su vida útil. Es mejor incorporar esto en tu planificación de inmediato, para que nada salga mal.

La mayoría de los platos cocinados se pueden guardar fácilmente en el frigorífico durante 2 días. Los ingredientes “secos”, como el arroz o la pasta cocidos, suelen durar más. Simplemente confía en tus sentidos para determinar si algo todavía es comestible. Es posible que los ingredientes crudos, como las verduras o la lechuga, no duren tanto. Esto depende de la rapidez con la que se procesen después de la compra y de cómo se almacenen.

En general, es aconsejable dejar que los platos cocinados se enfríen rápidamente, por ejemplo en el balcón en invierno o simplemente al baño maría fría. Es mejor distribuirlo en tuppers inmediatamente después de prepararlo, para que se enfríe aún más rápido. Luego mételo rápidamente en el frigorífico.

Si surge algo y no puedes comer tu plato preparado, siempre puedes congelarlo.

Las comidas congeladas también suelen ser una excelente manera de conservar la preparación de las comidas. También para platos fríos: por ejemplo, pizza, quiche y demás. Congelar bien, sacarlos de la nevera por la mañana si es necesario y para el almuerzo estarán descongelados y se podrán comer fríos.

5. El equipo adecuado

Los expertos en envases ecológicos take away Chiwawap, señalan que es imprescindible disponer de un buen equipamiento, ya que es importante para que la comida preparada se pueda transportar de forma hermética y sin que pese demasiado. Por ejemplo:

  • Envases PP para comidas calientes.
  • Envases PET para comidas frías.
  • Envases desechables ecológicos.
  • Tarros de cristal.
  • Recipientes de acero inoxidable.
  • Vasos para loncheras.
  • Recipientes térmicos.
  • Mini neveras portátiles.
  • Tazas térmicas.
  • Botellas de vidrio sostenibles….etc.

Comparte este artículo:

Más visitados
Comparte
Facebook
Telegram
Reddit
Post relacionados
Scroll al inicio