Bienvenido a Collblanc – Las mejores noticias

Historias de tejas y tejados

Desde el inicio de la civilización, los humanos han necesitado protegerse de los elementos y buscar refugio seguro. Una de las formas más comunes de protección ha sido mediante el uso de techos. En este sentido, las tejas han sido un elemento fundamental en la construcción de tejados durante muchos siglos. 

Las tejas en la historia de la construcción 

La historia de las tejas se remonta a la antigua Mesopotamia, donde se utilizaban ladrillos secos al sol para cubrir los tejados de viviendas y edificaciones. Estos ladrillos, elaborados a partir de arcilla y otras materias primas disponibles en la región, ofrecían una capa protectora contra el calor, la lluvia y otros factores externos. 

Después, en la antigua Grecia y Roma, se popularizó el empleo de tejas de cerámica, conocidas como “tegulae”. Estas tejas se caracterizaban por su forma curva, lo que les permitía encajar unas con otras de manera eficiente. Las tegulae eran duraderas, resistentes al fuego y ofrecían una protección efectiva contra el clima. 

Durante la Edad Media, las tejas continuaron siendo muy utilizadas en la construcción de tejados. En Europa se desarrollaron diversos estilos de tejas, como las tejas planas de madera, las tejas de pizarra y las tejas de barro cocido. Estas últimas conocidas como “tejas árabes” se caracterizaban por su forma curva y su tonalidad rojiza, como bien saben los profesionales cualificados en tejados de Cubiertas Estévez, ya que son especialistas en construcción, rehabilitación y reforma de cubiertas y tejados, con los últimos avances en la industria y en seguridad. 

Con la llegada de la Revolución Industrial, se produjo una transformación en la industria de las tejas. Y es que, la fabricación de las tejas se industrializó. Esto permitió la producción masiva de este material de construcción. Además, se incorporaron nuevos materiales, como el hormigón y el metal, para la fabricación de tejas más duraderas y resistentes. 

En la actualidad, las tejas siguen siendo uno de los materiales más utilizados en la construcción de tejados. Aunque se han desarrollado nuevos materiales, como las tejas de plástico y las tejas solares, las tejas tradicionales de cerámica, pizarra y barro siguen siendo populares por su estética y durabilidad. 

Como has visto, las tejas han formado parte de la historia de la construcción de tejados desde tiempos antiguos. A lo largo de los siglos, han evolucionado en su forma y material, pero su función principal de proteger y cubrir los tejados ha permanecido de manera constante. 

La importancia histórica de las tejas y tejados

Las tejas son elementos fundamentales en la construcción de tejados tanto por su función protectora como por su valor estético. A lo largo de la historia, han sido utilizadas por diferentes culturas y en distintas formas, destacando por su durabilidad y versatilidad. Te presentamos ejemplos de la importancia de las tejas en la historia.

Las tejas en la cultura romana

Los romanos emplearon tejas de arcilla cocida para cubrir los techos de sus edificaciones, como el Coliseo o las Villas Romanas. Estas tejas, conocidas como “tegulae”, destacan por su forma semicilíndrica, así como su disposición en filas superpuestas. 

Arte Islámico

Durante la Edad Media, la arquitectura islámica desarrolló el uso de las tejas vidriadas, conocidas como azulejos, para decorar las cúpulas y minaretes de mezquitas y palacios. Estos azulejos, con relieves y patrones geométricos, permitían lograr una estética llamativa y colorida. 

Gótico superior

En la época del estilo gótico, se popularizó la utilización de las tejas de pizarra en la construcción de catedrales y castillos. Este material, de origen natural y abundante en ciertas regiones, permitía crear tejados inclinados y resistentes que acompañaban la verticalidad de las construcciones góticas.

Arquitectura vernácula

En la arquitectura tradicional de muchas regiones del mundo, las tejas de barro cocido se utilizan mucho, debido a su disponibilidad y su bajo coste. Por ejemplo, en diferentes países de América Latina, como México o Colombia, hay casas rurales con tejados de tejas que ofrecen un aspecto característico de la arquitectura regional. 

Estilo colonial español

Durante la época de la colonización española en América, se introdujo el estilo arquitectónico español que utilizaba tejas de barro en los tejados. Este estilo se puede apreciar en ciudades históricas como Antigua Guatemala o Cartagena de Indias, donde las tejas de barro rojo producen un paisaje urbano identificativo y un aspecto colonial.

Las tejas han tenido un papel crucial en la historia de la arquitectura y la construcción, tanto por su función práctica de protección contra la intemperie, como por su valor estético. Su variedad de materiales, formas y estilos han contribuido a la diversidad y belleza de las construcciones a lo largo del tiempo. 

Tejas a través de las culturas del mundo

A continuación, te mostramos ejemplos de cómo las tejas varían en diferentes culturas y países del mundo. Son un elemento arquitectónico que refleja la identidad y tradiciones locales: 

  • Tejas de barro en España. Las tejas de arcilla cocida son muy comunes en la arquitectura española, en especial los techos de las casas y edificios históricos. Estas tejas son de forma redonda y se colocan solapadas para asegurar un buen drenaje del agua. 
  • Tejas de paja en Japón. En algunas zonas rurales de Japón, se utilizan tejas de paja para cubrir los techos de las casas tradicionales conocidas como “minka”. Estas tejas están hechas de cañas de arroz entrelazadas y se consideran un elemento importante de la arquitectura japonesa. 
  • Las tejas de piedra en Grecia. En la arquitectura de las islas griegas, como Santorini, se encuentran tejas hechas de piedra volcánica. Estas tejas, de forma rectangular, son conocidas por su resistencia al viento y su capacidad para conservar el frescor en el interior de las viviendas durante el verano.
  • Tejas de madera en Noruega. En algunas regiones de Noruega, se usan tejas de madera para los techos de las casas tradicionales. Estas tejas conocidas como “spanskavle”, se cortan en forma de escamas y se colocan solapadas para proteger la casa de las inclemencias del tiempo. 
  • Las tejas de metal en Estados Unidos. Las tejas metálicas, como las de acero o aluminio, son muy populares en la arquitectura norteamericana. Se utilizan en todo tipo de construcciones, desde viviendas hasta edificios comerciales, debido a su durabilidad y resistencia frente al clima. 

Edificios emblemáticos que destacan por sus tejas

Terminamos el artículo con ejemplos de edificios emblemáticos que destacan por sus tejas. Son los siguientes: 

  • La Casa de la Tejas Rojas, en Madrid. Este edificio histórico construido en el siglo XIX destaca por su característica cubierta de tejas rojas, lo que otorga un aspecto distintivo y elegante. 
  • La Casa de las Tejas Verdes, en Quebec. Esta casa de estilo Victoriano es un icono de la arquitectura en Canadá. Sus tejas verdes le dan un toque de encanto y romanticismo.
  • Palacio de Fernán Núñez, en Madrid. Este palacio del siglo XIX cuenta con una destacada cubierta de tejas de color verde oscuro, que contrastan con la fachada y le dan un aspecto imponente. 
  • Casa de las Artes, en Oporto. Este edificio moderno destaca por su fachada cubierta de tejas de cerámica en diferentes tonos de azul y blanco. Es una obra de arte arquitectónica que atrae la atención de turistas y locales. 

Nos despedimos con historias de tejas y tejados. 

Comparte este artículo:

Más visitados
Comparte
Facebook
Telegram
Reddit
Post relacionados
Scroll al inicio